sábado, 9 de agosto de 2008

La leyenda de Momotaro


Hace mucho, mucho tiempo vivían en Japón una pareja de ancianos. Un buen día el anciano se fue al monte a cortar leña y la viejita fue al río a lavar la ropa. Mientras estaba realizando su tarea la anciana vio como flotaba por el río un gran melocotón, al verlo la anciana decidió llevárselo a casa para enseñárselo a su marido.Llegada la noche su marido regresó y, al ver el melocotón, exclamó: '¡Oh, Dios mío, qué cosa más grande!'Cuando la mujer se disponía a partir el melocotón, este se abrió en dos partes y de el surgió un niño y ya que había nacido de un melocotón la pareja decidió llamarlo Momotaro.Con el paso de los años Momotaro se convirtió en un hombre fuerte y diestro en las artes marciales. Un buen día llegaron a su pueblo noticias de que un ogro robaba cosas a la gente. El bueno de Momotaro decidió acabar con esa amenaza y partió hacia la isla de ogro cargado con las provisiones que su anciana madre le había preparado.Durante el camino Momotaro fue alcanzado por un perro:'Señor Momotaro -le dijo el perro- ¿podría darme una de sus empanadas?'.A lo que él contesto “te la daré si prometes acompañarme a luchar contra el ogro”El perro pues decidió comer una y convertirse así en sirviente de Momotaro.Ambos prosiguieron el camino hasta que tropezaron con un mono.El mono hambriento le pidió otra de sus empanadillas a Momotaro a lo que él contesto con la misma condición que al perro y al ser afirmativa la respuesta del mono la pareja se convirtió en un trío.Esta vez los tres se encontraron con un faisán y como los otros el faisán se hizo sirviento de Momotaro y todos ellos llegaron hasta el mar.Una vez allí tomaron un bote y fueron hasta la isla del ogro. Al llegar allí se toparon con un gran castillo, custodiado por una gran puerta. El faisán decidió volar para echar un vistazo y tras él el mono escalo la puerta y la abrió desde dentro. Al oír la puerta abrirse el ogro salió disparado hacia ellos blandiendo su enorme garrote.Pero el perro le mordió en una pierna. El mono arañó su rostro. El faisán le picoteó los ojos. Y, al fin, el ogro se rindió.'Señor Momotaro -le suplicó el ogro- Nunca más volveré a hacer nada malo. Por favor, perdóneme'.Momotaro decidió perdonarle y ambos se hicieron amigos.Momotaro, el perro, el mono y el faisán partieron para su hogar con un montón de tesoros.Con los tesoros restantes los ancianos padres de Momotaro y Momotaro tuvieron una vida feliz.

3 comentarios:

ArAkAwA_UCHiHA dijo...

eis mola la llegenda del momotaro. ja la sabia pero no men rekordava

VISKA L MANGA I L ANIME¡!

Anónimo dijo...

ya se veia venir

Anónimo dijo...

Por fin me se la leyenda de momotaro!!!!!!